¡¡EOOO!!! ¡¡Seguimos viajando!!… ¿Y tú?

Tortuga y banderín ViajarSolo

Holaaaaa!

Sí, lo sabemos, mucho tiempo “alejados” de lo digital…

Ya nos disculparéis, pero… ¿qué os vamos a contar que no sepáis? Desde el cataclismo Covid de marzo del 2020, menuda sacudida nos han pegado a todos… Y nos siguen dando a los que como nosotros nos movemos en el sector viajes y turismo… Pero bueno, que no venimos a quejarnos ni entrar en detalles, porque somos gente positiva que le sacamos buena cara al peor de los chaparrones.

Y es que, oye, de verdad… ¡nosotros, “los de viajarsolo” aquí estamos y aquí seguimos!

Es cierto que estuvimos calladitos un tiempo desde el último post y también en las redes bastante más flojitos…  Circunstancias muy diversas, a veces no sabes por dónde tirar o seguir, bien por respeto, por precaución, por descanso, por cansancio, por cambios, por concentración, por desconexión, por cabreo, por descuido ¡¡uf!!… por mil y un motivos que no vienen al caso, ya que, al fin y al cabo, somos una empresa, claro, pero somos humanos ¡¡Y muy humanos!!.

Así que nos hemos desperezado de este silencio digital, sacudido cual perrito después de un remojón, y con los ojitos vivos animados movemos el rabito animados diciendo eso de… ¡¡Eh, qué seguimos!! ¿¿Vienes!!??

Son tiempos difíciles… -y digo son, porque desgraciadamente no se puede decir “han sido”-. Hacía dos meses parecía que sí, que llegaba la bonanza y el ánimo nos iba muy lanzado, ahí andábamos todos, de subidón moderado… pero se ve que nos quieren poner a prueba, y cuando sacas las alas… llega otra vez el, “pues va a ser que no…

Mi símil favorito para este tiempo, tanto a nivel personal como profesional, es uno que seguro has experimentado alguna vez si has ido al mar, y lo vas a reconocer con facilidad. ¡Visualmente es muy gráfico!

Estás en una playa, tan feliz disfrutando…

De pronto te viene una ola que no veías venir, y patachofffff, ¡revolcón que te crió! Epaaa, no pasa nada, sacas la cabeza, sigues a remojo, te recolocas, haces pie, sacas agua, sal y algo de espuma por la nariz o boca, sonríes mirando a la playa como diciendo “eh, aquí no ha pasado nada”… y tomas aire para seguir disfrutado del bañito….

¡¡Zasca!!…¡Otra olada que te sacude! Vuelta a revolcarte…No se sabe donde acaba la arena, el agua, tus pies y tus pelos, es todo un amasijo líquido pastoso; te mueves y pataleas, y ya no te hace tanta gracia… sales de nuevo, y vas pensando que igual es momento de regresar a la paz de la toalla…

Pero en esas te arrastra otra por los pies, culetazo, más meneo y tú que no sabes ya cómo hacer, el cabreo va creciendo, alternando con las ganas de salir zumbando de ahí, pero apenas consigues ponerte de pie, llegan más y más olas que te hacen realmente complicado el llegar a suelo firme….

Pues ale, cuenta las que quieras, y ya tienes la imagen montada.

Y ahí estamos… ¿cuántas olas nos quedan para seguir dando vueltas? Ni idea, pero mira, la ventaja, es que con cada una se va aprendiendo a gestionar, a respirar, a que hagan menos daño… y todo lo que es aprender, siempre es positivo.

En este tiempo de revolcones, lo cierto es que no hemos parado. Y cuando digo no hemos parado, es que han sido muchas cosas en las que se ha ido trabajando desde el silencio y a puerta cerrada para mejorar, arreglar y reforzar, pero también… significa que NO HEMOS DEJADO DE VIAJAR… Algunas imágenes lo demuestran, y no son para dar envidia… si no para empujar…

 

 

 

Han sido muchos los viajes, míos, del equipo, de compañeros, viajeros, clientes, amigos… A lugares cercanos, lejanos y muy lejanos. El mar y los barcos han sido un punto destacado porque eso del aire libre, poca gente, mascarilla fuera, hace que sea todo muuuucho más apetecible en estos tiempos que nos han colado… ¡Pero ha habido un poco de todo, en serio!

Claro, claro, no tanto como “antes de”, pero tampoco mucho menos.

Los que llevamos “el viaje” en la sangre, hemos movido maletas, espíritu y libertad bastante más de lo que quieren hacer creer algunos.

Con prudencia, con medidas, a lugares donde se podía, por ser más fácil, había control, conocíamos y manejábamos… ¡ahí hemos estado!

¿Y sabes qué? ¿Te lo cuento? Me da pena decirlo, pero lo cierto es que una vez que sales de la burbuja ésta en la nos han encerrado, donde los medios (de des-comunicación, les llamo yo) nos aprietan… es cuando puedes observar sus paredes de cristal, y desde fuera ver que siendo muy serio todo, no es tan grave, que hay muchas cosas que no cuadran, que a la hora de viajar no hay mayor problema que algunas filas más largas o ciertos controles mayores (y tampoco exagerado, para ser realistas), pero que es más qué posible, y que, además, una vez saltas ese miedo o respeto, te relajas y descubres cuánto ES NECESARIO, DA VIDA Y ENERGÍA, y pone las pilas para poder seguir aguantando el embate de las olas en la orilla cuando vuelves.

VajarSolo en las Seychelles

Seychelles y parte del grupo de ViajarSolo posando antes las rocas graníticas tan características

Con esto sólo quiero animaros, no desde mi posición profesional o de vista de empresaria, de verdad, si no, como persona… porque tiene beneficios emocionales y vitales imprescindibles, tan sólo asomarse un poquito fuera de lo que nos cuentan y nos quieren hacer creer, descubres mucho más, y de verdad.. SE PUEDE VIAJAR.

Si yo lo llevo haciendo desde septiembre del 2020 hasta ahora sin parar, os aseguro que cualquiera puede. Y aún mejor, porque yo lo hago a mi aire, pero vosotros, desde ViajarSolo, que os mimamos, cuidamos, y vigilamos que todo vaya bien, y por supuesto elegimos donde, cuando, con quién y cómo hacerlo con la máxima seguridad… ¡¡no os queda más que disfrutar!!

En fin… Que nunca nos hemos ido, aunque hemos pasado por un importante tiempo de cambios, convulsos, pero seguro que muy positivos.

Y lo importante es que en VIAJARSOLO.COM: ¡estamos y seguimos viajando!

¿Y tú?

Os mando a todos un abrazo fuerte, lleno de vitalidad, pasión y fuerza, la que da eso de vivir haciendo aquello que de verdad nos gusta.

No hablo de boquilla, a lo “coach” de moda, lo digo desde el corazón y con sentimiento; es lo que yo personalmente llevo haciendo con todas mis ganas desde el 2002 , cuando “inventé” 😉 ViajarSolo.  Y pese a los “bichos malos” y las “guerras horribles” que  roban ilusiones, vivencias, experiencias, vida (¡¡y te chupan el alma, si te dejas!!)… las personas, somos todo lo fuertes que queramos ser para continuar con aquello que más sentido nos da a levantarnos cada día y vivir con una sonrisa adaptándonos a lo que hay.

Para mí eso supone viajar y hacer a la gente feliz cuando lo hace.  Y mientras me quede un ápice de aliento, junto con ese ENORME equipo que no me ha abandonado y tanto me ha apoyado en estos tiempos tan convulsos, aquí seguiremos dando el callo con nuestra misión, bien bonita.

VIAJAR ES VIVIR. VIVIR ES UN VIAJE.

Hellen Faus

ViajarSolo en Baja California

ViajarSolo frente al famoso Hotel California de Mexico, el mítico de la canción.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

  Sí, acepto recibir las comunicaciones relativas a la consulta realizada por email, teléfono o cualquiera otro medio electrónico o físico. Consulta la Política de Privacidad

La comunicación enviada quedará incorporada a un fichero que se utilizará exclusivamente para tratar datos en orden de atender solicitud de viajes, siempre de acuerdo al Reglamento (UE)2016/679 de 27 de abril de 2016 (RGPD), la Ley Orgánica 3/2018 de 5 de diciembre (LOPDGDD) y demás normativa legal vigente en materia de protección de datos personales. Tus datos no se comunicaran a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicites su cancelación.
En cualquier momento puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito a derechosarco@viajarsolo.com.

Responsable: Kivuca 37 S.L.U.
Finalidad: Responder a las consultas y/o proporcionar informaciones requeridas por el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Sus datos no se cederán a terceros excepto por obligación legal. No se harán transferencias internacionales sin su consentimiento previo.
Derechos: Acceder, rectificar, y cancelar los datos, así como los otros derechos indicados en la información adicional.
Conservación: Sus datos se mantendrán en los registros de tratamiento de nuestra titularidad mientras su conservación sea necesaria para atender la finalidad que motivó su recogida, así como durante el plazo de atención de posibles obligaciones legales.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: