Curiosidades del Centenario del Titanic


Hoy se cumple un siglo del naufragio del Titanic, en la madrugada del 14 al 15 de abril de 1912.

En www.viajarsolo.com no queremos dejar pasar este evento ya que la fascinación por la historia que rodea a esta tragedia no ha disminuido, generando una leyenda que nos habla de la fe del hombre en los avances tecnológicos. Incluso mientras se hundía muchos pasajeros se negaban a creer que el super transatlántico pudiera naufragar. Como anécdota de esta fe podemos remarcar que tras el choque con el iceberg, la gente estaba en las cubiertas jugando con trozos de hielo.

Este iceberg de la foto, parece que fue el auténtico origen del desastre; Fue fotografiado por el marinero Stephan Rehorek 5 días después del hundimiento del Titanic, quien lo retrató al llamarle la atención que tuviera marcada una línea roja en la base.

iceberg_sank_titanic

Algunas curiosidades del Titanic

  • El Titanic se diseñó usando algunas de las más avanzadas tecnologías disponibles en aquel tiempo,lo que hizo que el Titanic fuera considerado “insumergible” según la prensa de entonces.
  • El nombre del buque ya presento ciertas contradicciones: RMS Titanic “Buque de vapor del Correo Real Titanic” ya que, pese a su nombre curiosamente miles de cartas se perdieron en el naufragio.
  • Poco después de zarpar el 10 de abril de 1912, el Titanic casi colisiona con el buque New York al salir del puerto, despertando preocupación sobre la seguridad y maniobrabilidad del navío, quizá una premonición…
  • El billete más caro de primera clase costaba 3.100 dólares, mientras que el billete de tercera costaba solamente 32 dólares.
  • El sueldo de los “paleros”, los que paleaban carbón para las máquinas, era de 2 dólares al día. Era el trabajo más duro, 4 horas seguidas en condiciones infernales. Si se desmayaban, los subían a la cubierta a rociarlos con un cubo de agua fría para acto seguido obligarlos a volver a su puesto.
  • La tripulación bloqueó las salidas de la tercera clase para evitar que los hombres llegasen a la cubierta, lo que hizo que el 60%, es decir 199 personas de primera clase consiguieron salvarse, mientras que sólo 174 pasajeros de tercera (el 25 %) lograron sobrevivir.
  • De los botes salvavidas lanzados al agua antes del hundimiento del Titanic, sólo uno regresó para recoger a más pasajeros. El primer bote que se lanzó tenía capacidad para 65 personas, aunque sólo iban 28.

La orquesta de primera clase

Una de las más famosas leyendas del Titanic es la relativa a su banda de música. Durante el hundimiento, los ocho miembros de la banda dirigidos por Wallace Hartley, se situaron en el salón de primera clase en un intento por hacer que los pasajeros no perdieran la calma ni la esperanza. Más tarde continuaron tocando en la parte de popa de la cubierta de botes. La banda no dejó de tocar incluso cuando ya era seguro que el buque se hundiría, y tocó hasta el último segundo de vida.

orquesta-titanic

Ninguno de los integrantes de la banda sobrevivió al naufragio, y desde entonces ha habido mucha especulación respecto a cuál fue la última melodía que interpretaron. Algunos testigos dicen que la última canción fue «Nearer, my God, to Thee» («Más cerca, oh Dios, de ti»). Por otro lado, existen tres versiones de dicha canción y nadie exactamente ha podido confirmar cuál de ellas se interpretó, o si realmente fue ésa la última.

El cuerpo de Hartley fue uno de los que se recuperaron y pudieron ser identificados. Su funeral en Inglaterra contó con la presencia de miles de personas.

A pesar de ser considerado como un héroe en su país, la naviera White Star Line le cobró a su familia por el coste de la pérdida de su uniforme.

Españoles en el Titanic

Queremos destacar dentro de la ya conocida historia del hundimiento investigaciones interesantes como la de Los periodistas Javier Reyero, Cristina Mosquera y Nacho Montero que han escrito  ‘Los diez del Titanic‘ Este libro recoge la historia de los diez españoles que el 10 de abril de 1912 se embarcaron en el Titanic. De ellos sólo siete sobrevivieron.

Precisan que “siete de los españoles tuvieron mucha más suerte de la que nunca pudieron imaginar: sobrevivieron al naufragio más famoso de la historia de la navegación”.

El matrimonio madrileño formado por Víctor Peñasco y María Josefa Pérez de Soto, que viajaron acompañados por su doncella, Fermina Oliva; el grupo de catalanes compuesto por Julián Padró, Emilio Pallás y las hermanas Florentina y Asunción Durán, la malagueña Encarnación Reynaldo; el empresario asturiano Servando Oviés y el barcelonés Juan Monrós (único miembro de la tripulación de origen español) son los personajes de ‘Los diez del Titanic’.

Los protagonistas españoles de la historia

Los recién casados Víctor Peñasco y María Josefa Pérez de Soto eran miembros de dos adineradas familias y embarcaron al Titanic para culminar  su fastuosa luna de miel. Viajaron en primera clase acompañados de su doncella, Fermina Oliva, pero los tres pasajeros no corrieron la misma suerte. Fermina y Pepita se salvaron en el bote 8, pero Víctor murió en el naufragio. Su cuerpo no fue encontrado lo que obligó a la familia a comprar un certificado de defunción falso para que María Josefa pudiera ser considerada legalmente viuda.

La despedida de Josefa y Víctor fue dramática y de ella ha pasado a la historia la frase que un enamorado Víctor le dijo a su mujer. No le dijo que pronto se verían, ni que estuviese tranquila, ni que todo se iba arreglar. Le deseó suerte, con todo el cariño del mundo. “Pepita, que seas muy feliz“.

La doncella, Fermina Oliva, era natural de Uclés (Cuenca), aunque se había trasladado de joven a Madrid, donde instaló un pequeño taller de costura. Fue contratada como dama de compañía de la pareja durante su luna de miel, lo que llevó a que también pudiera vivir la terrible experiencia que incluyó, entre otros avatares, el amargo trance de intentar identificar a Víctor entre los cientos de cadáveres del Titanic.

Juan Monrós, Nació en Barcelona pero estaba afincado en París, aunque pasó una temporada en Inglaterra para buscarse la vida. Por azar fue contratado como ayudante de camarero del lujoso “Restaurante a la carta” del Titanic. La noche del naufragio, tras una cena especial en honor al Capitán Smith, el personal del restaurante fue retenido en un corredor de tercera clase lo que les impidió acceder a la cubierta y los botes salvavidas. Su cadáver fue encontrado en avanzado estado de descomposición y se le dio sepultura en el océano.

Servando Oviés, empresario asturiano, había emigrado a La Habana para trabajar en una tienda de telas de un familiar. Con el tiempo prosperó y se convirtió en un importante empresario textil. Desde 1907 viajaba cada año a Europa con escala a Nueva York para adquirir productos. Acostumbrado a viajar en los buques más rápidos, embarcó a su vuelta a La Habana en el Titanic. Pereció en el naufragio y su cuerpo no apareció, lo que llevó a la familia a comprar, al igual que sucedió con el caso de Víctor Peñasco, un certificado de defunción. La familia llegaría a demandar a la White Star Line pidiendo una indemnización millonaria por la pérdida de sus pertenencias.

Julián Padró, Emilio Pallás y las hermanas Florentina y Asunción Durán se conocieron en Barcelona y tomaron la decisión de emigrar a Cuba en busca de nuevas oportunidades laborales. Embarcaron en segunda clase del Titanic para dirigirse a Nueva York, en tránsito hacia La Habana. Gracias a un pasajero argentino lograron acceder a cubierta a tiempo de ponerse a salvo. Florentina y Asunción se salvaron en el bote 12 y Julián y Emilio se verían obligados in extremis a saltar al bote 9 cuando éste ya descendía por el costado del buque.

La malagueña Encarnación Reynaldo es una figura que siempre ha despertado mucho interés entre los apasionados del estudio del Titanic pues, a pesar de que sobrevivió, se conoce poco sobre su vida posterior a la tragedia. En ‘Los diez del Titanic’ se revela que antes de embarcar se encontraba en Inglaterra trabajando como personal doméstico para una familia gibraltareña. En 1912 viajó a Estados Unidos en el Titanic, no se sabe con certeza si para establecerse en Nueva York o para visitar a su hermana, que estaba a punto de dar a luz.. Logró salvarse en el bote 9.

Otras curiosidades más recientes

En nuestro reciente viaje a Indonesia y Malasia, fuimos a ver la Exposición del Titanic que estaba en esos momentos en Singapur, en la sala de exhibiciones del Marina Bay Sands.

titanic-statis

Lo cierto es que nos impresionó, por lo bien hecha que está la reconstrucción a tamaño natural de todas las partes del barco, por las que vas pasando en el mismo orden que hace 100 años, hicieron los pasajeros. Desde la entrada, a los pasillos y camarotes, las famosísimas escaleras, ¡el gimnasio con sus bicicletas estáticas!, la cubiertas, las impresionantes salas de máquinas… Y todo ello con explicaciones y comentarios de objetos que pertenecieron a personas y su relación con ellas, así como todo lo relativo al hundimiento. Ver por ejemplo un muestrario completo de perfumes que sobrevivió al hundimiento, perteneciente a un representante que quería comercializarlo en América, no deja indiferente.

El enorme cartel con los nombres de los fallecidos, y los números y proporciones según las categorías del pasaje ponían los pelos de punta. Un bloque de hielo para tocar y sentir la diferencia de temperatura a la que se sometieron los pasajeros, deja helado, sin doble sentido.

Esa misma noche, embarcábamos de vuelta a España, y en el menú de películas del avión estaba la del Titanic. ¿Adivináis cual elegimos?

Y sí aún tienes más curiosidad, y un buen fondo económico ¿SABES QUE TÚ MISMO PODRÍAS BAJAR A VER EL TITANIC?

Sí, únicamente durante este año y con motivo del centenario, se ofrece la oportunidad de hacer INMERSIONES en SUBMARINOS para llegar a los 3.800 m de profundidad donde se encuentra el barco, junto con el equipo de exploradores y científicos que siguen investigando el pecio.

Aquí tienes toda la información, si tienes unos ahorrillos, serás un testigo afortunado EXPEDICIÓN AL TITANIC VERANO 2012.


2 Comentarios a “Curiosidades del Centenario del Titanic”

  1. Javier dice:

    Vaya! Muy interesante todo el post, pero especialmente el final, desconocía que se pudiera bajar, ya que no hace tanto tiempo ni tan siquiera era sencillo llegar con vehículos no tripulados. Buan post!

  2. Silvia dice:

    Hola, sin duda viajar en barco es hermoso y  también viajar en tren lo es, les recomiendo el viaje en tren por el Chepe es impresionante las vistas y las fotos tan hermosas que puedes tomar de diferentes paisajes, les dejo unas fotos para que vean de que les hablo! http://www.facebook.com/ChepeOficial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

  Sí, acepto recibir las comunicaciones relativas a la consulta realizada por email, teléfono o cualquiera otro medio electrónico o físico. Consulta la Política de Privacidad